Librópatas.com

 

Todos hemos vivido ese momento en el que, tras un tiempo en una librería, te das cuenta de que has construido una pequeña pila de libros que quieres, deseas y mueres por comprar. Y cuando llega el momento de la realización de esta dolorosa realidad llega también el de asumir que no puedes llevártelos todos porque a) no eres el rey Midas y tienes unos recursos económicos limitados, b) te habías prometido no comprarte más libros (o no más de X libros) y c) tienes todos esos libros sin leer en tu casa que deberías leer en algún momento. Así que toca no comprar más. Toca dejar libros atrás. O toca encontrar la excusa perfecta para autoconvencerse de que tienes que llevarte todos los libros (o al menos una parte mayor de la que pensabas comprar).

 
Las excusas son tanto propias (esas que se basan en tu realidad para empujarte a comprar un libro) como ajenas (esas que se basan en la realidad de los demás para que sea obligatorio comprar el libro). Hemos seleccionado 20 que alguna vez pasaron por nuestra mente. 

1. Sabes que te lo vas a comprar en algún momento. ¿Qué más da ahora que dentro de una semana?

2. ¡Es un libro! ¡No estás despilfarrando el dinero en cualquier frivolidad! (también conocida como la excusa ¡¡es cultura!!)

3. ¡Pero si cuesta lo mismo que un café! (esta excusa la uso mucho cuando me compro ebooks en inglés, donde los precios a veces son muy bajos. Para otros libros, váyase aumentando el gasto comparativo)

4. Es una librería independiente. Estás haciendo una buena obra y demostrando tu ciudadanía (sí, bórrala de tu mente cuando el libro te tienta en Amazon, Casa del Libro, Fnac y similares)

5. Bueno, no es en realidad placer, es trabajo(si eres veterinario, podrás aplicarla a toda novela en la que aparezca un animal; si eres cocinero, cualquiera en la que se coma – tienes mucha suerte -; y así hasta el infinito)

6. Lo compro porque necesito mejorar mi inglés/francés/alemán/lo que sea (¿ves?, leer en versión original tiene muchas ventajas)

7. Es un escritor que está empezando. Necesita que le apoyemos.
 
 
8. Es una edición de bolsillo y no se nota tanto el gasto

9. ¡Oh! ¡Solo cuesta esto! (ese momento en el que el libro que pensabas que costaba 20 mil pesos solo cuesta 10)

10. Tengo tantas ganas de leerlo. (poco importa que acabes de descubrir el libro si realmente tienes tantas ganas de leerlo).

11. No tengo ningún otro vicio (ejem)

12. Es un libro de mi escritor favorito. (En inglés hay una palabra que usan los lectores para esto: auto-buying, esos autores cuyos títulos compras de forma automática).

13. Es una editorial independiente (véase punto 4)

14. Es un interesante clásico/autor desconocido/libro olvidado que han recuperado
 
15. Necesito un autorregalo después de esta dura semana

16. Esta bien para regalarse a X por su cumpleaños (su cumpleaños es dentro de demasiado y todos sabemos que te quedarás tú el libro, pero no importa. El autoengaño siempre es bueno si es para comprar un libro más).

17. ¡¡¡Estoy en una estación de tren/aeropuerto/estación de bus!!! (Lo mejor de viajar es tener que comprarse algo para leer durante el viaje)

18. Esta ha sido una semana estupenda y este libro es el perfecto broche de oro

19. Total, me han devuelto aquel dinero / me he encontrado con aquel dinero inesperado (en resumen, has recibido dinero con el que no contabas y poco importa que sea que te han devuelto aquellos 3 pesos que te habían cobrado de más en el recibo del teléfono) y con eso ya los compensa.

20. Soy una periodista que escribe sobre libros. Comprar un libro es tan importante como pagar por el ADSL.

 

lecturas Promoción de la lectura fomento lector libros book lovers bibliotecas